BLOG

Baños

Radiador toallero, aclimata el baño y seca tus toallas

¿Necesitas asesoramiento?

¡Cuenta con nosotros!

En Socías y Rosselló te ayudamos a inspirarte y te asesoramos para que hagas de tu hogar un espacio único

El radiador toallero o secatoallas es la solución ideal para aclimatar el baño y tener las toallas secas listas para usar. Su tamaño reducido es práctico para este espacio que cuenta con poco lugar para instalaciones y puede sustituir fácilmente el toallero convencional y los nuevos diseños son, además, muy decorativos.

Ventajas de los radiadores toalleros

Muchas son las ventajas de instalar un radiador toallero en tu cuarto de baño, no solo por su funcionalidad, sino también por su carácter decorativo:

Tamaño adaptable a tu espacio: Muchos son los modelos, tamaños y formas que encontrarás en el mercado, por este motivo será fácilmente adaptable a cualquier dimensión de tu cuarto de baño. Ya sean rectangulares, redondos o cuadrados, ocupan poco espacio ya que se cuelgan a la pared ocupando un lugar estrecho con lo cual, por ejemplo, será posible colocarlo detrás de la puerta o reemplazar el toallero tradicional. Se pueden colgar varias toallas.

Estilos muy decorativos: Hay modelos muy decorativos que se integran perfectamente a cualquier estilo decorativo. Hay modelos en acero inoxidable, en blanco, con lamas de madera, cromados, con líneas rectas, en zigzag, en espiral. Cualquier estilo que tenga tu baño, tendrá un modelo de radiador apropiado para él.

Calor uniforme:  El radiador se calienta uniformemente por toda su superficie y el calor que irradia es como el de cualquier radiador común. En invierno es un sistema muy útil para tener las toallas siempre secas y listas para reutilizar, sin olores desagradables a humedad. Además de aclimatar el baño, también evita que se concentre el calor en el cuarto impidiendo la condensación de humedad en las paredes y por ende las manchas de humedad y moho.

¿Qué tipo de radiadores toalleros existen?

Se distinguen dos tipos de radiadores toalleros, están los que se calientan por medio de agua caliente o los eléctricos.

Toalleros de agua: Este sistema calienta a través de un circuito de agua caliente. La instalación es compleja, debe ser realizada por un profesional y requiere de una caldera central que calienta el agua que recorre el circuito de tuberías que pasan por todos los radiadores de la casa. Por lo tanto, el funcionamiento del radiador toallero tiene condicionado su funcionamiento al encendido de toda la red de radiadores del hogar. Para su mantenimiento, requieren una purga periódica para vaciar el aire que pudiera haber entrado en el circuito.

Toalleros eléctricos: Son de fácil instalación, solo necesitan una conexión de electricidad. Su funcionamiento consiste en el calentamiento del líquido que tienen en su interior a través de una resistencia eléctrica. Se calientan muy rápido y se instalan fácilmente, fijándolos a la pared y enchufándolos a la toma de electricidad. Tienen un termostato con el que se puede regular la temperatura. Este sistema no requiere mantenimiento. Se recomienda que no estén instalados excesivamente cercanos a la ducha y que tengan una protección como mínimo IP44 (grado de protección frente al polvo y la humedad).

 ¿Qué potencia se necesita para un secatoallas eléctrico?

A la hora de comprar un radiador toallero se debe tener en cuenta las dimensiones del cuarto de baño para poder estimar la potencia necesaria para calentar todo el ambiente. El cálculo para determinar la potencia es calcular entre 80W y 100W por cada m2 y agregar al resultado un 25% o 30% más ya que las toallas absorben calor cuando están colgadas en el toallero.

¿Dónde conviene instalar el radiador toallero?

En el caso de que cuentes con sistema de calefacción por radiadores en tu hogar, tendrás que recurrir a un profesional para ampliar el circuito de tuberías hasta el cuarto de baño para la instalación de un radiador toallero. Es conveniente hacer la instalación de los radiadores contra los muros que dan al exterior.

Para los secatoallas eléctricos la instalación es más sencilla. Debemos contar con una ubicación cercana a una toma de electricidad y comprobar que en la pared donde se pretende colocar no haya tuberías de agua o electricidad, ya que deberemos taladrar para sujetarlo a la pared. Una vez decidida la ubicación, se debe tener en cuanta la posición de los soportes del secatoallas y medir en la pared y hacer un boceto de cómo quedaría.

En el caso de los toalleros eléctricos es recomendable, por motivos de seguridad, no colocarlos muy cercanos a zonas donde el agua pueda alcanzarlos.

 

Si quieres aclimatar tu cuarto de baño antes de ir a ducharte y tener siempre las toallas secas y calentitas, no dudes en instalarte un radiador toallero. En las tiendas especializadas encontrarás el modelo más adecuado a tu estilo y espacio.