BLOG

Suelos

Consejos para elegir suelos laminados

¿Necesitas asesoramiento?

¡Cuenta con nosotros!

En Socías y Rosselló te ayudamos a inspirarte y te asesoramos para que hagas de tu hogar un espacio único

Si quieres renovar el suelo de tu casa porque está desgastado, pasado de moda o estás cansado de ver diferentes cerámicos en distintas zonas de la casa, los suelos laminados son una opción ideal para renovarlo.

Por ser de fácil instalación y más asequibles que los suelos de madera, son la alternativa más práctica para darle a tu hogar un aspecto más actual, uniforme y cálido.

¿Por qué elegir suelos laminados?

Una de las características de los suelos laminados es que imitan a la perfección a un suelo de madera natural, con la ventaja de que se puede colocar sobre el suelo ya existente y que, además, son fáciles de instalar por su sistema de clic para encajar las lamas entre sí.

El material con el que está fabricado ofrece una gran resistencia al desgaste y a los impactos, haciendo que este tipo de suelos sea muy duradero.

Existen en el mercado una gran variedad de colores, texturas y acabados entre los que podrás elegir para darle a tu casa el estilo que sueñes.

¿Qué hay que tener en cuenta al elegir un suelo laminado?

A la hora de elegir el suelo laminado debes tener en cuenta estos criterios para evitar decepciones en un futuro:

1. Densidad del tablero

Las tablas del suelo laminado están compuestas por varias capas. El tipo, la cantidad y grosor de cada capa dependerá de la calidad del producto y pueden variar según el fabricante. Lo más importante en este ítem es que el tablero que lo sostiene sea de alta calidad (HDF) que proporciona al tablero mayor resistencia a los impactos.

2. Resistencia al desgaste y a los impactos

La capa superior del suelo laminado está compuesta por una resina muy resistente que hace de protección de las capas inferiores del tablero. Existe una tabla de clasificación que puedes consultar en las tiendas especializadas, donde se indica qué nivel de desgaste soporta cada tipo de suelo laminado, donde AC1 es de menor resistencia y AC6 la de mayor. Asimismo, existe una tabla también para la resistencia a los impactos, donde cuanto más alto el número mayor es el nivel de resistencia.

3. Sistema de ensamblado y sellado de cantos y juntas

El sistema más conocido de ensamblaje es el Quick Step y consiste en girar y ensamblar una lama sobre otra. Al hacerlo, el sistema hace un click, de esta manera sencilla se colocan todas las lamas.

Para evitar problemas de humedad a la hora de fregar los suelos o bien ante el derrame de líquidos, es importante elegir un suelo laminado que tenga un sistema de sellado a base de aceites, ceras o productos afines para repeler la humedad.

4. Acabados y colores

En el mercado existe una amplia variedad de estilos para suelos laminados. En las tiendas especializadas podrás encontrar acabados acordes a tu estilo decorativo.

Dentro de la amplia gama de colores que se fabrican, encontrarás tonos claros como blancos, grises o beiges. En la gama de los colores oscuros encontrarás suelos laminados rojizos, marrones oscuros.

Ten en cuenta que los colores claros aportan más luminosidad y dan al ambiente la sensación de mayor amplitud. Los tonos oscuros dan un toque de elegancia. Los tonos naturales como el pino, cerezo, haya, roble, etc., siempre son un acierto, ya que imitan a la perfección a la madera y recrean la calidez que aporta este elemento.

Para los acabados, además de los más conocidos que simulan la textura de la madera, encontrarás nuevos formatos que simulan el efecto de la madera desgastada o decapados, acabados óxidos, y también otros imitan a otros materiales como la piedra.

También puedes elegir el tamaño de los tableros, tienes piezas delgadas o más anchas según tu gusto.

5. Algunos detalles más

Ten en cuenta el grosor, cuanta más gruesa la tarima mayor será la resistencia y la durabilidad del suelo laminado.

Si el suelo tiene un tratamiento anti-estático, evitarás las descargas que a veces se producen cuando tocas algún elemento metálico, además reducirás la acumulación de polvo. Con un tratamiento de anti-rayado, conseguirás impedirás las marcas que puedan dejarte las ruedas de las sillas o de muebles, o los juguetes de tus niños.

Es importante tener en cuenta el fabricante del suelo laminado, no solo por la garantía, sino también por la necesidad de requerir algún complemento del suelo elegido (tableros para sustituir por desperfecto o ampliación, rodapiés, etc).

Suelos laminados en cocina y baño

Los suelos laminados son idóneos para ambientes como la cocina y el baño. Las mejoras en su fabricación, han logrado que sean aptos para esos espacios al conseguir que sean resistentes a la humedad y al desgaste.

Actualmente, se estila colocar suelos laminados de lamas largas que continúan hacia esos ambientes, unificando todas las estancias y creando una continuidad que da efecto de amplitud.

Consejos de mantenimiento

Si bien son suelos laminados son de fácil mantenimiento, es aconsejable tener en cuenta algunas recomendaciones para que el suelo se mantenga como el primer día:

  • Utiliza una mota atrapa polvo o la aspiradora
  • Emplea productos adecuados para este tipo de suelos
  • Cuando limpies escurre muy bien la fregona para evitar que el suelo quede mojado, evita los charcos y mueve la fregona en zig-zag.
  • Evita los productos abrasivos y los jabones para quitar las manchas. Si alguna mancha se resiste, utiliza un paño húmedo con un poco de acetona. ¡Evita las esponjas!